Reformas secas: cómo hacer reformas sin necesidad de obras

En ocasiones los usuarios desean realizar cambios en el hogar, pero por las molestias que generan las obras optan por no realizar una renovación de su vivienda. Sin embargo, existe una opción de cambiar y mejorar la estética del inmueble sin necesidad de tener que realizar molestas obras, y con un coste de tiempo y dinero mucho menor. Es lo que se conoce como reformas secas.

Las reformas secas o también conocidas como obras secas son una alternativa que las empresas de reformas ofrecen a todos aquellos interesados que deseen apostar por una renovación de la decoración en su hogar. Nacen con el objetivo de ofrecer un nuevo servicio con un presupuesto más reducido y en un tiempo mucho menor. Con una reforma seca evitamos la generación de escombros y suciedad que generan las obras convencionales, además de otras molestias como que los inquilinos del inmueble no puedan habitar la casa durante el periodo de reformas, los ruidos y el polvo que se genera en la obra... Todos estos problemas se solucionan rápidamente con una reforma seca, abriendo la posibilidad a aquellas personas que quieran renovar su hogar de poder hacerlo de una forma muy sencilla y barata.

Con las reformas secas realizamos pequeñas intervenciones destinadas a mejorar el aspecto de un inmueble. Estos trabajos son relativamente sencillos y mucho más económicos que las rehabilitaciones convencionales, terminándose en un tiempo mucho más reducido, ya que no se acometen obras de gran envergadura.



¿En qué consiste una reforma seca?

En las obras secas se puede realizar cualquier tipo de modificación que el propietario del inmueble desee, siempre que no haya que acometer ningún trabajo de gran envergadura. Normalmente las tareas que se realizan en las reformas secas tienen como objetivo cambiar el color de los revestimientos de paredes y suelos, pintar el techo o los muebles. De esta forma, podemos dotar a la vivienda de un nuevo aspecto sin necesidad de realizar una gran obra como puede ser el caso de las reformas integrales.

Las tareas más comunes que se realizan en las obras secas son:

  • Colocar revestimientos en las paredes: Los revestimientos vinílicos para las paredes son ideales para modificar la estética de un inmueble sin perder demasiado tiempo en ello. Se trabajan en una gran cantidad de diseños y tienen una instalación muy sencilla. Además, pueden fijarse sobre todo tipo de materiales, como la madera, el yeso, la cerámica y un largo etcétera. Son perfectos para su uso en cocinas y baños, ya que son totalmente resistentes a la humedad. Otra de las grandes ventajas que nos ofrecen los revestimientos vinílicos es que tienen un mantenimiento y limpieza muy sencillos. Para poder disfrutar de ellos en nuestra vivienda solo tenemos que colocarlos directamente sobre la pared o las baldosas y sellar las esquinas y los bordes con perfiles. Todo ello sin generar ruido o suciedad, característicos de una obra convencional.
  • Renovar los suelos: Para poder modificar la estética de los suelos podemos recurrir a los suelos laminados, que son tarimas de muy fácil colocación que aportan un excelente aislamiento térmico y acústico. Los suelos vinílicos, al igual que los revestimientos para paredes que hemos mencionado anteriormente son igual de sencillos de colocar, y como ya hemos dicho, disponen de una amplia variedad de diseños y acabados para que podamos diseñar un hogar con mucha personalidad. Un hándicap a la hora de decantarnos por el suelo vinílico es que si poseemos calefacción por suelo radiante es mejor no optar por este recurso ya que no facilita la conducción del calor, para lo que habría que optar por otro tipo de suelo como el pavimento cerámico o de piedra.
  • Pintar los azulejos del baño: Los azulejos del baño también pueden pintarse mediante una reforma seca, gracias a las pinturas para cerámica existentes en el mercado y que pueden encontrarse en multitud de proveedores. Es una forma muy rápida de renovar la estética del baño, no obstante, esta habitación suele necesitar en multitud de casos una rehabilitación más profunda, pasando por la renovación de las tuberías y más si la instalación es muy antigua. Si no es así, y además los azulejos se conservan en buen estado, podemos optar por pintarlos para modificar la decoración del baño de forma sencilla.
  • Pintar los muebles: Pintando el mobiliario podemos obtener una nueva decoración de forma muy rápida y económica. Si los muebles están en buen estado, podemos optar por pintarlos con todo tipo de pinturas que podemos encontrar en el mercado. Una de las más populares en la actualidad es la chalk paint o pintura a la tiza, que ofrece un acabado vintage a los muebles. Es muy común su uso en mesillas o armarios. Si renovamos los tiradores de los armarios y cajones además, podremos obtener un mueble como nuevo.



Una reforma seca es una mejora estética que, como en todo tipo de rehabilitaciones, es esencial recurrir a la ayuda de una empresa de reformas profesional que le ayude a tomar decisiones en cuanto al color o los acabados a emplear. En Reformas Zaragoza contamos con un equipo de interioristas profesionales que le asesorarán sobre la elección de la nueva decoración de su hogar. Contacte con nosotros e infórmese sobre todo lo que podemos hacer por usted.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE