Reforma de fachadas y escaparates en Zaragoza

Reforma de fachadas y escaparates en Zaragoza

Dentro de la reforma de locales comerciales, debemos considerar que tanto el interior como el exterior deben ser reformados para dotar al comercio de una imagen uniforme y renovada. De nada sirve encargarnos del interior del local si el exterior no está en las condiciones adecuadas. La fachada o pared exterior de un local comercial es esencial para atraer al público, puesto que es la primera toma de contacto que el cliente tendrá con el negocio.

A la hora de reformar la fachada, deberá tenerse en cuenta posibles defectos en su revestimiento. En caso de que hubiese grietas o desperfectos, los profesionales procederán a su sellado. Antes de aplicar la pintura, se procederá a alisar la pared y a dejarla completamente limpia y preparada. Posteriormente se le aplicará una capa de pintura que ayudará a que la fachada del local se vea limpia y renovada.

A la hora de revestir el exterior de la fachada, se pueden escoger multitud de técnicas distintas para decorar la pared. Hay que tener en cuenta, al igual que para la reforma del interior del local, cuáles son los colores de la identidad visual de la marca. La clave para fidelizar a la clientela y reforzar la imagen del negocio es crear una imagen homogénea entre todos sus elementos, tanto en el ámbito digital del comercio como en el físico. Sobre la puerta del local, lo más común es colocar un rótulo que indique el nombre del negocio, con su logotipo adjunto. Esto es esencial para que el cliente reconozca la marca en futuras ocasiones.

Dependiendo de la decoración del local interior, la fachada debería ir acorde a su estilo. Por ejemplo, si nuestro comercio tiene una decoración tropical, podemos añadir plantas en el exterior para crear homogeneidad entre ambos espacios.

Y, por último, si compartimos la calle con otros comercios, lo normal es que cada fachada se delimite y se distinga con otros colores distintos, para diferenciarse de la competencia.


Materiales para realizar una reforma de fachada

Los materiales a utilizar en la reforma de la fachada son muy variados. Además de pintar, pueden incluirse placas de madera que le den un aspecto más rústico, papel pintado que le aporte un toque de personalidad, o paneles con acabados brillantes que reflejen la luz.

Para realizar el revestimiento de la fachada se deberá tener en cuenta el uso de materiales resistentes que tengan una alta durabilidad y que sean capaces de resistir ante los agentes climático. La lluvia o el granito pueden causar erosiones, grietas y humedades en las paredes de la fachada de un comercio. Por ello, se recurre al uso de materiales robustos y capaces de repeler la humedad.

Los comerciantes valoran el uso de materiales que impidan realizar grafitis sobre ellos. Existen productos que se aplican sobre el revestimiento de la fachada e impiden que la pintura se fije en ella, para así proteger el buen estado de la pared y evitar el sobrecoste añadido a la limpieza del grafiti.

La utilización de panel composite es otro de los recursos que más se utilizan a la hora de la reforma de una fachada. Estos paneles están formados por dos láminas de aluminio unidas con polietileno. Estos materiales aportan una elevada resistencia ante los factores ambientales, la corrosión, los golpes… Además, es muy ligero y su montaje es muy sencillo.

Otros tipos de materiales utilizados para la reforma de fachadas en Zaragoza son los revestimientos de piedras, porcelánicos y piedras; acero inoxidable, hierro lacado, vidrio, microcemento, mortero monocapa y un largo etcétera. Además de atender a criterios económicos y de durabilidad a la hora de escoger el material más apropiado, se deberá tener en cuenta el aspecto comercial.


Elementos de la fachada

Rotulación

En la rotulación del local comercial se encuentra impresa su identidad corporativa. El elemento más importante a destacar en el rótulo de una tienda es el logotipo o naming, que contiene el nombre del comercio. Este puede imprimirse en un cajón de metacrilato iluminado, con letras luminosas o simplemente, un cartel sin retroalimentación.

Toldo

El toldo es comúnmente instalado en negocios de hostelería en los que los clientes se sientan en la terraza exterior a consumir los productos del establecimiento, protegiéndoles del sol y la lluvia y creando un espacio acogedor. Además de esta función, el toldo permite que el negocio sea más visible -puesto que en muchos casos lleva impreso el logotipo de la marca- y que la fachada tenga un aspecto tridimensional.

Persiana

La persiana es un elemento de seguridad que permite restringir el acceso al interior del comercio, cuando este está cerrado al público. También como es lógico impide que cualquier ladrón entre a robar al interior del establecimiento. Las persianas metálicas, de aluminio o de PVC, tanto manuales como automáticas, son la opción perfecta para proteger tu negocio. Además, estas también pueden actuar como elemento decorativo, puesto que también pueden pintarse acorde a la estética de la fachada e incluir el logotipo del comercio.

Escaparate

Insertado en la fachada encontramos el escaparate, un elemento destinado a exhibir los productos y/o servicios que se ofertan en el comercio. De esta forma, el cliente podrá saber de un vistazo qué puede encontrar en el interior del local, y de interesarle, terminará por acceder a su interior. Es el elemento más dinámico de la fachada, puesto que puede ir cambiando para adaptarse a los diferentes momentos que marcan el ritmo comercial: periodos de rebajas, Navidad, fechas especiales, etc.

El escaparate se encuentra protegido por ventanales transparentes que dejan entrever tanto su interior como el de la tienda. Es esencial que para que el negocio tenga una buena imagen, estos cristales se encuentren limpios y sin rasguños.

En el interior del escaparate pueden realizarse multitud de acciones publicitarias para dar a conocer los productos y servicios del negocio. Desde los clásicos maniquís de las tiendas de ropa hasta acciones de arquitectura efímera para los comercios más atrevidos que necesitan una dosis extra de originalidad.

Tanto el escaparate como la fachada deberán tener una iluminación adecuada que les permita ser visibles cuando la luz exterior sea escasa. De esta forma, el cliente podrá vislumbrar el exterior del negocio en cualquier momento. Una buena iluminación ayuda a que los productos sean más atractivos para el consumidor.


En Reformas Zaragoza estamos especializados en trabajar con clientes comerciales para ofrecerles soluciones adaptadas a sus negocios. Si desea reformar su fachada y escaparate en Zaragoza, nuestro equipo de expertos realizará un estudio completo de las características del lugar para poder ofrecerle un primer boceto sobre el que poder trabajar. Le aseguramos que, con nuestra ayuda, la fachada de su local no pasará desapercibida por ningún cliente. Contacte con nosotros y solicite más información sobre nuestros servicios para empresas.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE